parallax background

Psicología adultos

Trastornos mentales de ansiedad

Todos hemos experimentado en algún momento ansiedad o nerviosismo, algo completamente normal. Sin embargo, cuando la ansiedad se manifiesta a través de síntomas que generan estrés e interfieren en diferentes contextos de la vida de la persona (rendimiento académico, laboral o familiar) podemos estar hablando de un trastorno de ansiedad.

Los ataques de pánico se caracterizan por un miedo o terror y aprensión repentinos e intensos que suelen ir asociados con sentimientos de muerte. Estos ataques incluyen síntomas como dificultad para respirar, palpitaciones, molestias en el pecho y sensación de asfixia. Este trastorno se diagnostica cuando hay una serie de ataques de pánico inesperados y recurrentes.

Normalmente, cuando las personas tienen ataques de pánico, los episodios son tan intensos y abrumadores que intentan hacer cualquier cosa para evitar volver a tener esa experiencia. Esta conducta de evitación recibe el nombre de agorafobia. La mayoría de la gente piensa que la agorafobia significa miedo a las multitudes o espacios abiertos, pero en realidad es el miedo a tener un ataque de pánico en una situación en la que la persona cree que escapar puede ser difícil o donde la ayuda podría no estar disponible.

Es uno de los trastornos de ansiedad más comunes. Se caracteriza por miedo a ser evaluado o juzgado negativamente por otros y, como resultado, a sentirse avergonzado o humillado. Las personas con trastorno de ansiedad social (también conocido como fobia social) pueden tener mucho miedo de hablar en público, ir a reuniones sociales, hablar con gente desconocida, etc.

Hay personas que sienten miedo a objetos determinados, por ejemplo, las agujas, pero ese miedo no es incapacitante. En el caso de las fobias específicas, el miedo no es manejable. La persona experimenta un miedo abrumador cuando se expone al animal, objeto o situación temida. Algunos de los estímulos que pueden producir fobia son: ir al dentista, al médico, inyecciones, puentes, túneles, etc.

Este trastorno ocurre cuando una persona ha vivido o presenciado sucesos traumáticos que le hacen experimentar síntomas psicológicos angustiantes que pueden volverse muy incapacitantes. Hay momentos en los que la persona revive el evento traumático y experimenta una serie de síntomas como flashbacks, asilamiento de los demás, ira, cansancio… Debido a esto la persona tratará de evitar objetos o situaciones asociados al evento traumático.
Es un trastorno que se caracteriza por pensamientos o ideas intrusivas. Suelen ser muy molestos y pueden hacer que la persona se sienta ansiosa (obsesiones). Para aliviar esa ansiedad la persona lleva a cabo una serie de actos o rituales (compulsiones). Típicamente, las obsesiones incluyen temores, dudas, pensamientos de herir a otros o pensamientos de realizar actos que la persona considera inapropiados. Las compulsiones pueden involucrar controles repetidos, como limpiar, tocar u organizar cosas una y otra vez hasta que sean simétricas o “perfectas”, etc.
Preocuparse por algo de vez en cuando es completamente normal, pero cuando la preocupación comienza a interferir en la vida de la persona se puede tratar de trastorno de ansiedad generalizada. Este trastorno se caracteriza por preocupación y ansiedad excesivas y crónicas. Los síntomas principales son físicos: vómitos, cansancio, dolores musculares, inquietud, problemas de concentración, etc.

Enfermedades mentales
del estado de ánimo

Este trastorno afecta a la persona a nivel emocional, cognitivo y comportamental. Implica una serie de cambios bruscos en el estado anímico de la persona, pudiendo pasar de los niveles máximos de la manía hasta los más bajos de la depresión mayor. Más que un estado de ánimo bueno o malo considerado normal, es decir, transitorio, este trastorno se trata de un ciclo que puede durar entre días, semanas o incluso meses y afecta a diversas áreas de la vida (social, laboral, académico…). Para algunos, los periodos entre los episodios de enfermedad pueden ser normales y productivos.

Sin embargo, la investigación sugiere que cuando no se trata, los episodios de enfermedad que dependen del tipo de trastorno bipolar, ocurren con más frecuencia y son más graves. Durante un episodio maníaco, una persona puede abandonar el trabajo o un compromiso importante de forma impulsiva, gastar grandes cantidades de dinero o sentirse descansado después de dormir sólo dos horas. Mientras que, en un episodio depresivo, esa persona puede sentirse demasiado cansada para levantarse de la cama y desesperanzada por su situación general.

La mayoría de las personas nos sentimos tristes o deprimidas alguna vez a lo largo de nuestras vidas. Los sentimientos de frustración o desesperación son reacciones normales ante alguna pérdida o decepción, que duran días hasta que desaparecen gradualmente. Para algunos, sin embargo, la depresión es un continuo en sus vidas. La depresión es una enfermedad grave e incapacitante que afecta intensamente a los pensamientos, los sentimientos y comportamientos de la persona.

Puede llegar a durar años y, sin tratamiento puede causar discapacidad permanente. La depresión no solo afecta a lo psíquico sino también a lo físico, alterando los patrones de alimentación y sueño, aumentando la inquietud y, en consecuencia, la fatiga general e incluso causando misteriosos síntomas físicos.


Trastornos de la alimentación

Se caracteriza por la obsesión de controlar la cantidad de comida ingerida. A menudo el origen de la anorexia es la creencia de que controlar su cuerpo es una forma de controlar su vida. Una característica particular de este trastorno de la alimentación es la distorsión de la imagen corporal, es decir, se perciben más gordas de lo que están.
Las personas que viven con el trastorno por atracón consumen cantidades excesivas de alimentos a la vez, este consumo se caracteriza por una pérdida de control. A menudo lo hacen o porque la dieta les ha provocado hambre o para controlarse en situaciones estresantes. Un mito común es que las personas que tienen trastorno por atracón compensan los atracones al vomitar, ayunar, hacer ejercicio en exceso o abusar de laxantes, pero este comportamiento es más característico de las personas afectadas por la bulimia nerviosa y la anorexia.
Se caracteriza por ciclos de atracones y purgas. Al igual que con la anorexia, el deseo de regular los sentimientos y preocupaciones sobre el peso corporal contribuyen a la bulimia y su comportamiento característico. El ciclo comienza cuando la persona come rápidamente grandes cantidades de alimentos en una sola sesión, lo que puede generar incomodidad y ansiedad sobre el aumento de peso. Y como consecuencia, la persona trata de librar al cuerpo de la comida que se consumió a través del vómito, el uso de laxantes, enemas, ejercicio físico excesivo, omisión de comidas o dieta.

parallax background

Trastornos de la personalidad y psicóticos

Hay diferentes tipos de trastornos de la personalidad. Este tipo de trastornos se caracterizan por patrones de pensamiento y comportamentales que causan estrés en las formas de relacionarse que les limitan a la hora de trabajar y de establecer relaciones. Algunos trastornos de personalidad son: trastorno de personalidad paranoide, esquizoide, esquizotípico, antisocial, limite, histriónica, narcisista, dependiente, obsesivo-compulsivo o por evitación.
La palabra psicosis se emplea para describir aquellos trastornos que producen una distorsión de la mente de la persona, que hace que pierda el contacto con la realidad. Alucinaciones, ilusiones, paranoias y desorganización del pensamiento y del habla son algunos síntomas de la psicosis. Estos síntomas pueden parecer tan reales que la persona no se da cuenta de que tiene psicosis. Además, el comportamiento y los sentimientos se ven influenciados por este tipo de síntomas. Hay muchos trastornos que pueden causar síntomas psicóticos: esquizofrenia, trastorno bipolar, depresión psicótica, entre otros.
parallax background

Contacta con nosotr@s

Puedes llamarnos al 951 028 685 o rellenar el siguiente formulario para solicitar cita o preguntarnos lo que quieras.
Una vez recibido te contestaremos lo antes posible

PIDE CITA 951 028 685